Manifiesto (castellano)

Hemos abierto los ojos, cerraremos el CIE

El pasado 18 de octubre, una cadena humana de esperanza y dignidad rodeaba el CIE de la Zona Franca y enviaba un mensaje muy claro: Cerraremos el CIE. Ni Aquí, ni en ningún otro sitio.

Hoy, unos 8 meses más tarde, volvemos a interpelar a todo el tejido asociativo, a las ciudadanas y a los ciudadanos de Catalunya, para seguir construyendo de manera conjunta el camino irreversible hacia el cierre de los Centros de la Vergüenza.

La lucha de estos últimos años nos ha colmado de razones para saber que sí se puede. Juntas hemos conseguido romper el silencio que cubría estos centros de un velo de opacidad, denunciar las situaciones diarias de vulneración de derechos, plantar cara a la impunidad con la que se pretende amparar los abusos que atraviesan sus muros y dotar a las personas que se encuentran ilegítimamente encarceladas, de unas condiciones mínimas de dignidad. Mientras tanto, el sentido común se ha ido imponiendo sobre el miedo, el egoísmo y la xenofobia: a día de hoy, podemos afirmar que la sociedad civil y la ciudadanía quieren acabar con los Centros de Internamiento de Extranjeros.

Con movilizaciones como las que tuvieron lugar el pasado octubre, hemos conseguido dar pasos importantes para trasladar a las instituciones este consenso por el cierre de los CIE que se ha ido tejiendo en la calle. Por primera vez en la historia, se ha creado un grupo parlamentario –en el marco de la Comisión de Justicia y Derechos Humanos– que ha abordado esta problemática tan grave. Todas las voces de las comparecientes de este grupo (juristas, representantes del mundo asociativo y sindical, organizaciones de derechos humanos, etc.) han sido unánimes: el CIE es una institución que de por sí vulnera los derechos humanos y por ello es necesario que el Parlament de Catalunya se comprometa con su cierre. Ahora, los grupos parlamentarios tienen sobre la mesa el reto de aprobar una resolución a favor del cierre del CIE que sería pionera en el Estado español. Una resolución que debe ir acompañada de un conjunto de medidas concretas para garantizar, desde hoy mismo, los derechos de las personas inmigradas dentro del margen competencial del gobierno catalán, así como el firme compromiso de que ante un eventual proceso constituyente catalán los Centros de la Vergüenza no tendrán cabida.

Por estas razones, la movilización ciudadana vuelve a cobrar más sentido que nunca. Debemos recordar a todas las administraciones que para erradicar las vulneraciones de derechos humanos ya no hay excusa que valga. Que por el respeto a los derechos humanos, toda administración es competente. Que no solo es necesario un compromiso firme para cerrar el CIE, sino que desde hoy mismo deben cesar las redadas racistas. Unas prácticas policiales llevadas a cabo con la colaboración de los cuerpos de policía autonómicos y locales, con las que se detienen a nuestras vecinas y vecinos a pie de calle para poder llenar los CIE a la espera de ser deportadas. Que cerraremos el CIE y cogeremos fuerzas para borrar el racismo y la represión indiscriminada de nuestra sociedad: desde las sanguinarias cuchillas de las vallas de Ceuta y Melilla hasta los macro-vuelos de deportación forzosa.

Los CIE y el entramado represivo en el que se enmarcan son incompatibles con el respeto a los Derechos Humanos. La existencia de un CIE es inexcusable en una ciudad que quiere convertirse en pionera de la justicia social. La represión y el control deben dejar de ser el eje que guía las políticas migratorias, y deben dar paso a la acogida, la convivencia y la interculturalidad.

Porque no queremos ser cómplices de las vulneraciones de derechos humanos, tampoco con las que se cometen en nuestra ciudad. Porque no vamos a permitir que los aires nuevos de regeneración política y compromiso con los derechos humanos pasen de largo de los Centros de Internamiento de Extranjeros. Porque si se pueden cerrar en Grecia, no hay excusa que valga para no hacerlo aquí. Porque, como ya pasó en el 2006, si no los cierran ellos, los desmontaremos nosotras.

¡¡ Por Vergüenza !!
¡¡ Por Justicia !!
¡¡ Por Dignidad !!

Ya hemos abierto los ojos, ¡ cerraremos el CIE !